En AMBIENTALES

Organizaciones ambientales, entre ellas CODEFF, adhieren a declaración pública en la cual apoyan ley de cierra de carboneras el año 2025.

Ante la presentación del proyecto de ley que permite cerrar las termoeléctricas a carbón al año 2025, presentado por los diputados Félix González (PV. Bio Bio), Daniel Verdesi (DC-Valparaíso), Diego Ibáñez y Catalina Pérez (FA- Valparaíso y Antofagasta), Cristina Girardi y Ricardo Celis (PPD -Sgto. y Valparaíso) y Gastón Saavedra (PS- Bio Bio) entre otros parlamentarios, las organizaciones ciudadanas abajo firmantes, declaran lo siguiente:

  • Felicitar la Moción Parlamentaria que responde y muestra una solución de corto plazo a la dramática situación de contaminación que sufren las comunas “Zonas de Sacrificio” donde se localizan las termoeléctricas a carbón: cerrar las carboneras obsoletas (de más de 30 años) al entrar en vigencia la ley y las demás en 6 años (al 31 de diciembre de 2025).
  • Llamamos al gobierno a patrocinar y poner suma urgencia a esta ley. Con el patrocinio y rápido despacho de este proyecto, el gobierno respondería a las demandas ciudadanas de cumplir con los Planes de Descontaminación de Quintero/Puchuncaví, Huasco, Tocopilla y Coronel, y evitaría la saturación de contaminantes en Mejillones. Así, el Estado pondría fin a la violación del Derecho Constitucional (vigente en el Art 19 Nº 8), sobre “el derecho de vivir en un medio ambiente libre de contaminación.”
  • Adicionalmente el gobierno podría acreditar un cumplimiento adelantado, respecto de su compromiso de reducción de emisiones de CO2, en el marco del Acuerdo de París, de la Convención de Cambio Climático.
  • La energía que hoy generan las carboneras, puede ser proporcionada en forma inmediata, aunque transitoriamente mientras se desarrolla el parque de generación en base a energías renovables, por el parque existente de centrales a gas eficientes de clico combinado operando con gas natural y/o diesel, las cuales están hoy conectadas al Sistema Eléctrico Nacional y disponibles para su operación. Es importante puntualizar que para este reemplazo, no se altera el plan de expansión de la transmisión de líneas eléctricas, y por tanto no se requiere construir ninguna línea de transmisión adicional a las que ya se han determinado como necesarias para la integración de las nuevas obras de generación renovables. Las centrales operativas existentes de ciclo combinado suman una capacidad de 3.400 MW (mega watts) y 1.400 potenciales realizando inversiones relativamente bajas de ser necesario después del 2025, es decir casi igual capacidad que las de carbón 4.960 MW.
  • Finalmente, lo que es central en el objetivo de enviar una señal correcta de inversión a los agentes es corregir la actual propuesta de subsidio por “estado de reserva estratégica” ofrecido a las centrales a carbón u otras que se retiren al año 2030. Cualquier pago por disponibilidad de reserva que se pretenda otorgar debe ser el resultado de un estudio técnico, que realice todos los años el Coordinador Eléctrico Nacional, a fin de establecer la conveniencia y necesidad real de permanencia de las unidades necesarias, que deben constituir aquella reserva estratégica. Dicho Estudio debería identificar por tanto cuales centrales se deben retirar de la reserva para su necesaria desmantelación, sobre la base de su antigüedad y eficiencia operativa, pues de no ser así significaría un subsidio de todos los chilenos, a carbón innecesario, y que generaría señales económicamente perversas. Cualquier dinero público o dinero de los consumidores, debe ser usado para cubrir los costos que se podrían producir para una transición hacia una matriz 100% limpia y no para perpetuar un pago (ahora de 60% de pago por potencia) a las termoeléctricas a carbón. Ello incentivaría una reserva, mal llamada estratégica que no se justifica desde un punto de vista técnico, como se pretende establecer o imponer por vía reglamentaria en la actual propuesta del Ejecutivo.

Chile puede limpiar su matriz eléctrica al año 2025 y erradicar en forma importante los contaminantes locales, que afectan directamente a la población de las zonas de sacrificio.  Adicionalmente puede reducir considerablemente las emisiones de CO2, mientras se construyen las nuevas centrales eólicas, solares y otras no contaminantes. El costo adicional que podría significar esto al año 2030 en términos de costos al consumidor podría ser prácticamente nulo, afectando solamente la rentabilidad de algunos generadores en forma económicamente no relevante, mientras éstas materializan sus planes de reconversión y transición ampliamente publicitados, produciendo un efecto nulo o de muy bajo impacto en las tarifas eléctricas a consumidores finales.

 

ORGANIZACIONES FIRMANTES:

  • Alerta Isla Riesco
  • Agrupaciones Presentes de Skate Mejillones
  • Centro Cultural Rayen Wekeche de Elicura
  • Centro Ecosocial Latinoamericano
  • Chao Pescao
  • Chile Ambiente
  • Chile Sustentable
  • CODEFF
  • Corporación La Caleta
  • Comisión de Medioambiente y sustentabilidad del partido por la democracia
  • Coordinadora No Alto Maipo
  • Cverde
  • Ecosistemas
  • Ética en los Bosques
  • FENAPRU CHILE
  • FENATRAOS
  • Fridays for Future
  • Fundación EL Árbol
  • Fundación Glaciares Chilenos
  • Fundación Nahuelbuta
  • Fundación Terram
  • Municipalidad de Coronel
  • Observatorio Ciudadano
  • ONG CEUS Chile
  • ONG Cifamac Mejillones
  • Red Voluntarios de Chile
Entradas Recientes

Deja un comentario

Contáctenos

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambiar texto. captcha txt