In AMBIENTALES

En respuesta al incidente en nueva york que involucró al observador de aves Christian Cooper, y las continuas demostraciones de black lives matter[1] en EE.UU. y en todo el mundo, así como para alentar la primera #blackbirdersweek – el personal de BirdLife con sede en el Reino Unido, Senegal y Kenia expresó sus reflexiones y consejos como observadores de aves.

 

“Estamos cambiando la cara de la observación de aves”, dijo Corina Newsome, líder conjunta de #BlackBirdersWeek. “Este esfuerzo es el resultado de un gran grupo de amigos de científicos negros y exploradores que quieren asegurarse de que el mundo sepa que los observadores de aves negros pertenecen a éste sitio, que estamos prosperando y nuestra comunidad está creciendo. Queremos que los miembros de nuestra comunidad de observadores… sepan que son bienvenidos aquí y que no se desanimen por las personas que han intentado hacer que estos espacios sean hostiles para nosotros.”

Alguien que experimentó hostilidad de primera mano es Christian Cooper, directivo de la Sociedad Audubon de la Ciudad de Nueva York, un Capítulo (filial) de Audubon (Socio de BirdLife en los Estados Unidos). La Audubon ha emitido una declaración en respuesta al incidente en Central Park, Nueva York.

Como dijo el propio Cooper en una entrevista del New York Times, sentimiento del que BirdLife se hace eco: “Deberíamos estar aquí. Las aves nos pertenecen a todos… A las aves no les importa de qué color seas “.

Las experiencias transmitidas por el personal de BirdLife a continuación son, afortunadamente, en gran medida positivas, y muestran que la observación de aves puede y debe ser una experiencia alegre e inclusiva para todos: una inspiración importante durante estos tiempos cruciales.

_______________________________

[1] Black Lives Matter es un movimiento internacional de derechos humanos, originado en la comunidad afroamericana, que hace campañas contra la violencia y el racismo sistémico hacia los negros.

 

“No es el hobby de un hombre blanco”. Hazell Shokellu Thompson.

Consultor ambiental; Ex Director Global de BirdLife, Asociación, Capacidad y Comunidades; y CEO interino de BirdLife (2014-15).

Nací y crecí en Freetown, Sierra Leona, y he tenido una pasión de por vida por la vida silvestre y las aves. Aquí, al principio, estaba acostumbrado a ser visto como el loco “hombre pájaro”. Tuve que ser experto en explicar el valor de las aves y señalar que la observación de las aves no era un “pasatiempo de los hombres blancos”. Esto resultó ser una buena práctica para enseñar biología a estudiantes de la Universidad de Sierra Leona (otra pasión) y para una carrera de 20 años en conservación con BirdLife International. Afortunadamente, en Sierra Leona, ahora tenemos una bandada pequeña pero creciente de jóvenes observadores de aves.

Como hombre negro, como parte de mi trabajo he viajado por todo el mundo observando aves y también voy a observar aves regularmente por placer en el Reino Unido, todo sin incidentes. A menudo digo que los observadores de aves siempre se ven como un grupo muy amable, independientemente de la raza. Esta fue la razón por la cual los terribles eventos raciales de la última semana en los Estados Unidos (uno que involucró a un observador de aves negro, otro un asesinato racial) fueron un golpe de martillo tan terrible y doloroso para mis esperanzas de un mundo cada vez más globalizado y ciego de color.

Trabajar en BirdLife fue una oportunidad increíble para trabajar y aprender de observadores de aves y conservacionistas de todas las razas, colores y orientaciones del mundo. Al igual que las aves con las que trabajamos, los socios de BirdLife no conocen límites en sus esfuerzos por salvar a las aves a nivel mundial; haciendo los vínculos, asociaciones y colaboraciones en todos los continentes para lograrlo. Todo esto fue con la alegría de la observación de aves, y la voluntad de desarrollar la capacidad de los jóvenes conservacionistas donde pudiéramos.

En retrospectiva, empiezo a preguntarme por qué generalmente era el único hombre negro en las reservas del Reino Unido cuando realizaba viajes de observación de aves. Además, ¿qué pasaría si no hubiera estado generalmente en grupos cuando iba a observar aves en todo el mundo o hubiera sido mucho más joven (la mayoría de los ataques raciales se dirigen a hombres o mujeres jóvenes). ¿Habría sido diferente mi experiencia? Estos pensamientos revelan el peligro que todos debemos evitar, es decir, la desconfianza y el miedo que estos eventos han provocado. No debemos permitir que estos horribles eventos nos detengan; nosotros (negros, blancos, personas de todos los colores) debemos presionar por el cambio personal y colectivo. El racismo, la brutalidad policial contra los negros y el abuso deben detenerse, donde sea que ocurra, incluido el Reino Unido. Debemos vivir y expandir el ideal BirdLife de inclusión, diversidad y disfrute de la naturaleza por todos.

 

El poder de muchos, y la humanidad como uno. Julius Arinaitwe.

Director de Asociación y Desarrollo de Capacidad, BirdLife International

Cuando BirdLife lanzó la campaña # 1planet1right hace algunas semanas, realmente significaba lo que dice. Tenemos un planeta cuya salud es crítica para la supervivencia de todos nosotros, la humanidad como uno. Y esto es lo que debería ser.

Como si no hubiera suficientes desafíos en la lucha contra la pandemia de COVID-19, las emisiones desbocadas de gases que calientan el planeta, la pérdida de hábitat a gran escala y las grandes desigualdades en términos de oportunidades para la autorrealización, ¡este mes nuevamente llega la desagradable práctica  del racismo! Como hombre negro y observador de aves, creo que los observadores de aves no tienen tiempo ni espacio para el racismo y otras formas de discriminación.

Me presentaron a las aves cuando era niño en Uganda, como catapulta con el fin de negocios. No fue hasta que fui a la universidad cuando tenía poco más de 20 años que cambié esto por un par de binoculares. Nadie en la universidad o durante mi período en Nature Uganda (BirdLife Partner) me discriminó debido a la raza.

Después de mis estudios, me uní a BirdLife, y no obtienes más de un lugar de trabajo diverso que dentro de BirdLife cuando se trata de personas. He tenido la suerte de visitar al menos un socio en cada una de las seis regiones de BirdLife y realizar salidas de observación de aves con sus miembros y personal. Constantemente, he descubierto que sus miembros albergan un fuerte orgullo por “sus aves” y sitios de observación, y los presumen a quien muestre interés. Debido al interés común que compartimos en las aves, el enfoque principal del compromiso en estas salidas es tener la mejor experiencia posible, ver a las aves en su mejor momento. Llámame ingenuo, pero la discriminación nunca ha entrado en escena.

Conozco varios guías de aves de todos los caminos de la vida. La observación de aves es más que una actividad generadora de ingresos; es una profunda pasión. Incluso cuando la especie objetivo puede requerir largas horas de búsqueda y trekking, el deseo de mostrar las aves a los observadores enciende el entusiasmo para soportarlo. ¡Los guías de aves se esfuerzan por lograr que todos los observadores de aves en el viaje tengan la mejor experiencia, abrazando, en lugar de penalizar, la diversidad!

BirdLife con su red de 115 organizaciones en 113 países moviliza grupos más amplios que llegan a millones de personas. Creemos en el poder de muchos, y trabajamos para movilizar a la mayor cantidad de personas posible para que participen en la importante tarea de asegurar un planeta natural saludable para todos nosotros. Amamos a las aves como componentes de la biodiversidad y como embajadores de toda la naturaleza. Nos esforzamos por aumentar el número de personas que las disfrutan y las protegen. Cualquier discriminación derrota este principio subyacente y no tiene cabida en la sociedad.

 

“Ser una mujer observadora de aves requiere una fuerte personalidad y trabajo duro”. Ngone Diop.

Oficial de proyecto de aves marinas costeras, BirdLife África

Estudié biología en la Universidad Cheikh Anta Diop en Dakar, en ese momento no tenía idea de que terminaría haciendo investigación ornitológica y siendo una apasionada de las aves. En mi primer día de trabajo de campo, cuando cursaba mi maestría, no pude identificar ninguna especie de ave, pero me impresionó la cantidad y diversidad de ellas.

Esto me animó a unirme a una ONG nacional que trabaja en la conservación de aves y biodiversidad (Nature Communauté Développement, NCD) donde me convertí en el punto focal de Áreas de Importantes de Aves y Biodiversidad, coordinando el monitoreo mensual de aves acuáticas en Dakar y sus alrededores, además de participar en varias actividades de conservación de biodiversidad. Ser una mujer observadora de aves requiere una fuerte personalidad y trabajo duro, para asegurar la confianza.

 

Mis experiencias positivas con la observación de aves como persona negra: ¿es solo suerte? Kiragu Mwangi.

Gerente Senior de Desarrollo de Capacidad, BirdLife International

Anoche, mientras estaba sentado en el jardín trasero, vi a un par de tordos machos peleando por el territorio, un par de Dunnocks (Prunella modularis) siguiendo a sus pichones de rama en rama, y ​​una Paloma de Monte con dos polluelos, ahora casi completamente desarrollados. La observación de las aves ha sido un pasatiempo simple y sin esfuerzo que da placer al alma; entusiasma el espíritu al apreciar la belleza de la naturaleza. Llegué a la observación de aves por casualidad hace más de 20 años trabajando para Nature Kenya, el socio BirdLife.

Para mi trabajo, necesitaba estudiarlos y apreciarlos a un nivel de especies indicadoras para un sitio o hábitat importante para la conservación. Para mi sorpresa, nunca se convirtió en una tarea rutinaria, sino en un ejercicio placentero, ya sea por ser parte de equipos de monitoreo o observación de aves causal con amigos o solo.

Con la observación de aves, he tenido la suerte de viajar ampliamente a muchas partes del mundo, en todos los continentes, excepto a la Antártida. En mis viajes, nunca ha habido un incidente en el que haya sido maltratado por nadie. Supongo que ha sido buena suerte o estar en compañía de buenos amigos mientras observamos aves en lugares tan remotos como Australia, Canadá, las Islas Cook, Brasil, Rusia o los Estados Unidos. Incluso en lugares remotos y espectaculares, lejos de mi comunidad en Kenia, siempre era fácil conectarse con extraños mientras observaban aves.

El trágico asesinato de George Floyd en los EE.UU. y las desencadenadas protestas por los derechos civiles de los negros, me han dado una pausa para reflexionar profundamente sobre cómo algunas personas sufren dificultades y prejuicios en lugar del derecho a ser tratados con dignidad; incluso, por extensión, el derecho a disfrutar del simple placer de la observación de aves sin sospecha. Me conmueve la respuesta de Christian Cooper a su experiencia en Central Park. Su modesta solicitud a una mujer blanca para que coloque la correa a su perro como se indica en los avisos del parque podría haberse convertido en un asunto triste, especialmente para Christian como afroamericano, que solo estaba observando aves.

Hasta estos eventos en los Estados Unidos, nunca me había considerado un “observador de aves negro”, ¡quizás haya tenido suerte! Ahora tenemos la oportunidad de alentar a otras personas de color a que salgan y disfruten de este simple placer y del aire libre. Incluso uno o dos para que lleven adelante éste pasatiempo simple en sus jardines.

 

Los pájaros pueden llevarte lejos. Kariuki Ndang’ang’a

Jefe de Conservación, BirdLife Africa

No me di cuenta, pero había estado observando aves desde que tenía ocho años, esos días en que me enviaban a cuidar el ganado en los campos boscosos en las laderas de Aberdare Ranges, Kenia. No fue observación de aves en el sentido en que estás pensando. Fue la interacción habitual con la naturaleza que mis amigos y yo hicimos, a veces probando, tocando, rompiendo y escalando y todas esas cosas que hacen los niños. Conocía todas las plantas y animales visibles, incluidas las aves por mi nombre local, e incluso tenía historias sobre ellos.

Pero fueron los pájaros, especialmente los turacos, las palomas y los tejedores los que realmente me atrajeron, y por diferentes razones. Cuando me uní a la universidad y encontré a algunos miembros del club de vida silvestre “observación de aves”, inmediatamente ingresé. Rápidamente encontré nombres en inglés para las aves que ya conocía y comencé el “deporte” de saber más. Nunca se ha detenido. Mi lista de aves es larga. Probablemente he sostenido miles de pájaros en mis manos, anillándolos. Inmediatamente busqué compañeros ornitólogos después de la universidad. Las aves me dieron una carrera y me hizo viajar por el mundo. Hasta hoy, uno de mis hermanos me llama “mundu wa ichocho”, traducido directamente como el “hombre de zorzales”, y mostrando cuán lejos puede llegar el ichocho (zorzal) con uno.

 

  • BirdLife International (junio, 2020). Traducido y adaptado por A. Stagi (Aves Uruguay).
Recent Posts

Leave a Comment

Contáctenos

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt
0