En ACCIÓN

Venimos a manifestar y visibilizar nuestra extrema preocupación y a ponernos en ESTADO DE ALERTA por la irresponsable inacción de nuestros gobiernos y legisladores que insisten en generar condiciones para un modelo económico nefasto mediante un proyecto de ley que ´presenta vacíos en contra de la Conservación y protección de la naturaleza y sus ecosistemas en miras de una visión global.

Respecto al PROYECTO SBAP:

1.- Tras múltiples cambios desde el año 2011 y tras ignorar algunos elementos esenciales, consideramos que el actual proyecto NO protegerá a la naturaleza. El planeta es uno sólo y los grandes corredores naturales están íntimamente relacionados entre sí. Limitarse principalmente un proyecto de administración de los Parques y Reservas Nacionales con discutibles sistemas de financiamiento nos genera rechazo. Al respecto el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, el SNASPE, cubre el 20% de territorio nacional; se trata, obviamente, del 20% mejor protegido. ¿Se han preguntado ustedes que pasa con la biodiversidad en el 80% restante del territorio nacional como humedales, glaciares, el mar y biodiversidad marina, el agua, los salares? ¿Es que no existe biodiversidad, naturaleza en ese 80% de la naturaleza nacional? Estamos hablando de un 80% que es la enorme mayoría del territorio, donde está justamente la biodiversidad menos protegida, donde el problema es mayor. Sobre ese 80% el proyecto dice puras vaguedades. En la práctica ese 80% es olvidado, invisibilizado en este proyecto, pues se limita esencialmente a Parques y Reservas, claramente esto es ¡otro error abusivo en contra de la naturaleza!

2.- En este proyecto de ley, que lleva más de 10 años, hemos participado junto a muchas otras organizaciones en distintas instancias entregando opinión, dando debates y aportando en indicaciones, pero a estas alturas sentimos que lo que se planteó inicialmente respecto a lo que se está proponiendo deja vacíos que podrían atentar a la conservación de la naturaleza. Si no se incluyen las observaciones propuestas por las organizaciones, será una falta de respeto hacia todas las personas que han colaborado en proceso al dejar vacíos para negocios encubiertos, perpetuando este modelo económico.

3.- Chile cuenta hoy con un Sistema Nacional de Protección de la Naturaleza y la Biodiversidad que funciona medianamente bien, y los reales problemas que tienen que ser atendidos no son ni planteados, ni abordados, ni menos solucionados en este proyecto, pues, a nuestro entender, su redacción no muestra conocimiento en temas de los Parques Nacionales, ni objetivo de conservación en otros temas como glaciares, salares, humedales, el mar y su biodiversidad, el agua, etc., menos aún plantean, cuáles son los instrumentos de política pública con que Chile protege hoy la naturaleza y la biodiversidad en el 80% del territorio que no está en el SNASPE. Además, esta figura sólo entrega protección dentro de los límites involucrados pero ignora las zonas de influencia aledaña y los vínculos que existen entre los grandes corredores migratorios regionales y continentales, no entrega una mirada integradora de nuestro territorio.

4.- El desafío de este siglo XXI es definir el concepto de “Desarrollo armónico de la producción con la conservación de la Naturaleza”. No ha sido fácil, pues la mayor parte del mundo sigue inspirado en el viejo paradigma, “Progreso o Naturaleza”. Bajo este arcaico paradigma se crean ministerios preocupados del medio ambiente, pero la explotación, el extractivismo y la producción sigue primando en los ministerios clásicos, Agricultura, Minería, Industria, etc., que son los que integran el consejo. Es por ello que algunos Ministerios del Medio Ambiente han sido un fracaso cuando no armonizan producción con naturaleza. Tener ministerios con intereses contrapuestos, muchas veces antagónicos, solo permite que subsista el viejo paradigma en donde la naturaleza seguirá siendo la perdedora.

´5.- Por otra parte, constatamos a través de muchos años de trabajo y participación en instancias ciudadanas, públicas e institucionales que las reparticiones públicas van cada una por su carril y no se comunican entre ellas. Peor aún, la ciudadanía ha sido ignorada y han sido las organizaciones ambientales las que han tenido que construir puentes entre las reparticiones e instituciones. Esto claramente deja en evidencia la falta de espacios de gobernanza para el diseño y la toma de decisiones con la ciudadanía. Estos vacíos de participación ciudadana sólo ignoran, retrasan y confunden objetivos primordiales que deberían estar en favor del medioambiente, la naturaleza y la ciudadanía.

6.- Resulta grave la progresiva disminución de recursos en el presupuesto anual asignado al SNASPE, el que alcanzaría a cubrir su funcionamiento solo hasta abril de este año 2021, desfinanciando completamente este sistema Nacional y obligando a la privatización como soporte económico. Esta ley del Presidente Piñera prácticamente obliga a privatizar al SNASPE. Esta estratégica maniobra dejaría a todas las áreas en una posición extraordinariamente vulnerable en riesgo de ser depredadas por operadores económicos.

7.- Considerando que en 1971, se instaló el fomento a la producción, junto al SNASPE la fiscalización forestal y el combate a los incendios forestales, todos tras el mismo objetivo, de la conservación de los bosques y la naturaleza. Esa visión se adelantó 40 años o más. Pero un PL de SBASP con vacíos, sería como volver a la situación del año 1970, es un retroceso de 50 años y es volver a los paradigmas imperantes en el siglo XIX.

8.- Al reducir los presupuestos, vemos con preocupación que hoy el gobierno no está cuidando la naturaleza del país y que es afín a un modelo económico que se basa en la generación de ingresos y de poder a través de la explotación irracional de la naturaleza y sus riquezas a cualquier costo, utilizando resquicios o instalando nuevos instrumentos jurídicos para favorecer a este cuestionado modelo.

Por tanto:

1.- Exigimos detener el avance de este proyecto y replantearlo desde su origen, llamando a oponerse a todas las autoridades pertinentes y a las instituciones que tengan una real preocupación por el futuro de Chile, su naturaleza y el bienestar de la comunidad.

2.- Llamamos a todas las organizaciones medioambientales y a la ciudadanía a activar de manera conjunta acciones de oposición a este proyecto que de mantenerse sin mejoras, solo propiciará condiciones para los intereses ocultos.

3.- Llamamos a la ciudadanía a informarse y a estar alertas para salir a manifestarnos en contra de toda iniciativa que atente contra la naturaleza y sus ecosistemas en Chile y el mundo. En este sentido las organizaciones medioambientales somos fundamentales por su autonomía de opinión y por su capacidad de sistematizar posturas técnicas para frenar el extractivismo irracional de la naturaleza.

4.- Estamos viviendo un momento histórico ad-portas de una nueva constitución, creemos que es primordial hacer hincapié en aspectos fundamentales antes de seguir avanzando con proyectos de Ley específicos, debemos tener una mirada holística y transversal de como vamos a reconocer nuestro medio ambiente, cual va a ser nuestro aporte a la equidad generacional, en definitiva, nuestro legado a las generaciones venideras.

CODEFF

COMITÉ NACIONAL PRO DEFENSA DE LA FAUNA Y FLORA

Chile, 05 abril 2021.

 

Entradas Recientes

Deja un comentario

Contáctenos

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.