En AMBIENTALES

Con gran preocupación se dirigen a las autoridades en Chile y a la opinión pública nacional e internacional, Sphenisco, organizaciones ambientales y amigos de la naturaleza,  para dar a conocer  la inminente amenaza que se cierne sobre  la biodiversidad  costera y marina de la comuna de  La Higuera e Isla Chañaral.  Esta preocupación surge a partir  del actual proceso de evaluación ambiental del proyecto minero portuario Dominga,  de Andes Iron que coordina el servicio de evaluación ambiental (SEA) en la Región de Coquimbo.

Entre agosto del 2012  y enero del 2015,  el mismo servicio (SEA)  coordinó un proceso de  evaluación ambiental deficiente del Proyecto Puerto Cruz Grande, presentado por la  CMP (Compania Minera del Pacífico S.A.), el que  culminó con la calificación ambientalmente favorable de parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo. Al igual que Dominga,  se trata de la   construcción de un puerto en la misma zona de la comuna de La Higuera. Actualmente se encuentran en trámite recursos administrativos en contra de la Resolución de Calificación Ambiental Nr.10 del 30 de enero de 2015.

Se pretende construir estos puertos  en una zona marina que alberga varias especies amenazadas. 8 especies de ballenas y  9 de delfines visitan regularmente esta área durante el periodo de migración y la usan para su alimentación. 70 ejemplares de Delfines Nariz de Botella (Tursiops truncatus) habitan permanentemente aquí, conformando la única colonia residente que existe en todo Chile. Aquí se encuentran dos reservas marinas (Reserva Marina Islas Choros y Damas und Reserva Marina Isla Chañaral) y la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt (RNPH). Estas reservas conforman en conjunto la primera zona protegida en el mundo para el Pingüino de Humboldt (spheniscus humboldti), especie en estado vulnerable, con alto riesgo de pasar a peligro de extinción. Es el hábitat de alrededor  de  13.000 parejas, correspondiendo al  80% de la población  mundial.

No obstante que esta zona marina de  La Higuera / Isla Chañaral. ubicadas en el norte de Chile ha sido reconocida como una de los 35  Hotspots de biodiversidad a nivel mundial con prioridad de conservación,  no se le exigió a la CMP entregar la información de línea de base que permitiera una real evaluación ambiental. De esta manera se permite que el titular ignore el hecho que el borde marino costero entre Caleta Hornos e Isla Chañaral constituyen un sólo ecosistema. En consecuencia tampoco tuvo que pronunciarse por  los impactos sobre las áreas protegidas del estado que se encuentran a solo 14 millas nauticas de distancia, ni respecto de las más de 15 Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERBs). Desde un comienzo, varios  organismos técnicos solicitaron que el titular  se pronunciara respecto de temas como cuál sería la ruta de navegación de los barcos considerando que ésta afectaria la zona de alimentación de las especies vulnerables o acerca de las emisiones contaminantes que podrían ser transportadas por las corrientes maritimas, que ampliara la línea de base etc . A pesar que  estas solicitudes no fueron consideradas ni respondidas adecuadamente en el proceso de evaluación, se aprobó el proyecto. Al calificar el proyecto no fueron consideradas e incorporadas las condiciones indicadas por Sernapesca (Servicio nacional de Pesca de la región) y Subpesca (Subsecretaria de pesca y Acuicultura) en relación a la navegación de los barcos ni a las medidas para impedir la introducción de especies exóticas, etc.

El único secretario regional ministerial (SEREMI)  que consecuentemente votó en contra de la calificación,  de acuerdo a la evaluación ambiental del equipo profesional de su institución, cinco días más tarde, esta única „voz contraria“ presentó su renuncia por asuntos personales que le impedían continuar en el cargo. Esto  pareciera tener el efecto de un „presagio“ claro acerca de la situación politica actual en Chile. Cuando estan en juego los grandes intereses económicos, la  realidad es negada. (ver Carta a la Presidenta Bachelet con fecha, 12 de febrero de 2015 http://www.sphenisco.org/index.php/es).

Se teme que la actual evaluación ambiental del proyecto Dominga sea, nuevamente  un proceso deficiente,  que no de garantia de una evaluación correcta y exhaustiva de los impactos ambientales y esta zona marina de La Higuera e Isla Chañaral sea afectada irreversiblemente.

No pueden volver a ser desestimados temas como:

1. Que la infraestructura portuaria que se proyecta instalar en Totoralillo Norte se encuentra en la cercanía de las áreas de alimentación de especies vulnerables como el Pingüino de Humboldt (spheniscus humboldti), Cahalote (Physeter macrocephalus), Yunco (Pelacanoides garnoti) y que la ruta de navegación pasa por sus áreas de alimentación.

2. Que el ruido y las vibraciones generadas por las embarcaciones en un área que desde hace 50 años no ha sido navegada por grandes buques, afectarán negativamente las zonas de nidificación de especies amenazadas y pondrán en peligro su reproducción.

3. Que la Corriente de Humboldt va de sur a norte y por ende hacia las áreas protegidas oficiales y no como lo sostiene Dominga; desde el norte al sur. Por ello deben ser considerados las emiciones que puedan contaminar el mar: combustibles, minerales  y  la devolución  de  concentrados de sal así como los efectos de probables accidentes de buques. Estas emisiones afectan la calidad de las aguas, el plancton y las áreas de protección y por ende, las más de 15 Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentönicos (AMERBs) y las 5 Áreas Aptas para la Acuicultura (AAA).

4. Que la planta de desalinización considerada puede tener consecuencias negativas en la toma de agua al absorver microorganismos que son la base de la cadena trofica y productividad de esta zona marina.

5. Que el impacto sobre la extraordinaria productividad de esta zona puede  afectar significativamente los ingresos de sus habitantes.  Ya que ésta posibilita la generación de importantes ingresos económicos a través de la pesca, de la extracción de recursos bentonicos (locos, lapas, etc) y el turismo.

Si el SEA actua bajo el lema  que „la construcción de un puerto (por Andes Iron) no tiene relación con las rutas de navegación ni con el esparcimiento de contaminantes a través de las coorientes“ ,  no cumpliría con sus atribuciones permitiendo así que intereses privados se sobrepongan al bienestar común. Lo anterior trendría como consecuencia el daño irreversible de la biodiversidad de la zona marina la Higuera e Isla Chañaral, disminuiría los niveles de ingresos de sus habitantes y afectaría el cumplimiento  de los compromisos internacionales suscritos por  Chile.

Por todo lo expuesto, exigimos a los responsables políticos, que el proyeco Dominga de Andes Iron sea sometido a una evaluación ambiental de acuerdo a las condiciones reales y se lleve a cabo una investigación del proceso de aprobación ambiental del proyecto Puerto Cruz Grande.

Sphenisco e.V.                                                             http://www.sphenisco.org
Alemania                                                                      sphenisco@online.de

Freundeskreis des Landauer Tiergartens e.V.              http://www.zoofreunde-landau.de
Alemania                                                                      info@zoofreunde-landau.de

Gesellschaft zur Rettung der Delfine e.V.                    http://www.delphinschutz.org
Alemania                                                                      info@delphinschutz.org

 

Entradas recientes
Contáctenos

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambiar texto. captcha txt